[image ALT: Much of my site will be useless to you if you've got the images turned off!]
mail:
Bill Thayer

[image ALT: Click here for a help page in English.]
English

[image ALT: Cliccare qui per una pagina di aiuto in Italiano.]
Italiano

[Enlace a una serie de páginas de ayuda]
Ayuda
[Enlace al nivel superior]
Arriba
[Link to my homepage]
Home

[ALT de la imagen: enlace a la sección anterior]
Capítulo III
Esta página reproduce un capítulo de
Influencia de la Civilización Romana en Cataluña

por D. José Balari y Jovany

publicado por
Libreria de Álvaro Verdaguer
Barcelona
1888

El texto es de dominio público.


[ALT de la imagen: enlace a la siguiente sección]
Capítulo V

p17 IV

Balç, Balcell

La sílaba te, seguida de vocal en una palabra latina, cambió, al pasar á ser palabra catalana, en c paladial, es decir, en ç ó z, como en pla‑ç‑á ó pla‑z‑a, de pla‑te‑a; en llen‑ç‑ol, de lin‑te‑ol‑um, lo cual explica satisfactoriamente el cambio de bal‑te‑us en bal‑çbal‑z ó bal‑ç‑obal‑z‑o.

Esta palabra, de origen desconocido, significó p18propiamente, según Forcellini,1 la banda que desciende del hombro derecho, pasa por debajo del brazo izquierdo y ciñe transversalmente el pecho, ó bien el cinturón que ciñe el cuerpo por el medio á manera de faja; las más veces era hecho de cuero con borlas de bronce ó de plata, ó bien doradas, de donde pendían las armas. En el canto XII, verso 941 de la Eneida, escribió Virgilio:

. . . infelix humero cum apparuit alto

Balteus, et notis fulserunt cingula bullis.

Como término técnico de Arquitectura, significó balteus la grada más alta y más ancha que las otras del Anfiteatro, la cual le ceñía alrededor á manera de zona ó faja y formaba una verdadera meseta ó rellano que separaba una serie de grados de otra serie.

En significación trópica ó metafórica, es decir, por analogía, se usó en Cataluña la palabra balçbalço ó balzo, como término orográfico, para significar la montaña ó roca cortada verticalmente que tiene llana la cima, por cierta semejanza con el balteus del Teatro y Anfiteatro romanos. Equivale, pues, p19á despeñadero, derrumbadero ó precipicio. Eximenis, en el capítulo 269 del libro que escribió á fines del siglo XIV con el título de Dotzé del Cristiá ó Regiment de Princeps, usó embauç (u por l, comp. baumabalma) como sinónimo de precipicio, cuando dijo: "allochs on a citges ó ribaços ó precipises ó embauços". Labernia, en su Diccionari de la Llengua catalana, no hace mención de balç, quizás por ser hoy de uso corriente la palabra cingle, que ha venido á sustituir á aquélla, ni del verbo esbalçarse, que se emplea en la significación de despeñarse, derrumbarse.

En antiguos documentos que se guardan en los archivos de la Corona de Aragón y de la Catedral Basílica de Barcelona, así como entre los publicados en el Apéndice de la Marca hispanica, se mencionan diferentes balçosbalcells, y es digna de tenerse en cuenta la circunstancia de ser dichas denominaciones aplicadas solamente á despeñaderos enclavados dentro del territorio limitado por los Pirineos y el Vallés.

El balso rubio, en el término de Artés, del antiguo condado de Manresa, se halla mencionado en el documento del año 888 que, con el número 47, se publicó en el Apéndice de la Marca hispanica, y en otros documentos está escrito de p20diverso modo: balzo rubio,2 balce rubio3balcoll rubeum.4 Del balzo de sots terras habla el pergamino número 42 de Ramón Berenguer II — año 1080 — que se custodia en el Archivo de la Corona de Aragón, pero no da indicación alguna del lugar en que radicaba. En la parroquia de Santa María de Caldas, en el Vallés, había un sitio llamado balz, según es de ver por la escritura inserta en el volumen I, núm. 1,091, folio 382 vuelto — año 1211 — del Libro de Antigüedades de la Catedral Basílica de Barcelona.

A la orilla derecha del Llobregat, en el Pla de Bages, está situado el castillo de Balçareny, que es el castrum Balciarenno de la escritura 140 de la Marca hispanica — año 990 — cuya palabra es un compuesto formado de balç, derrumbadero, y arenno, arenal ó rambla, y se halla escrito Balzaren5Balccaregno6 en documentos de fecha posterior. Parece que puede asignarse idéntico origen á Balcebre, mencionado como parroquia del pago ó distrito de Berga por la escritura primera p21del Apéndice de la Marca hispanica, que es del año 819, pues Villanueva7 transcribe un documento del año 983, en que se cita la iglesia de San Clemente in monte Balcebre.

Los diminutivos balcellsbancells, que son también apellidos catalanes, significan pequeños balços, es decir, pequeños precipicios. El cambio de l en n está justificado, porque las letras líquidas con facilidad se mudan unas en otras, como en po‑n‑cella, que en castellano antiguo es pu‑l‑cela, de la palabra pu‑ll‑i‑cella, diminutiva de pullus. Hállase el coll de Balcels8 en la parroquia de San Ginés de Vilella; el Bancello llamado Petras pinctas,9 en el condado de Vallespir; el coll de Bancells,10 en Santa María de Fenals, y el coll de Bancell,11 en Santa María de Pineda, en el antiguo condado de Gerona.

Provenza. — Mistral, en Lou tresor du felibrige, define el balç diciendo que es una roca escarpada cuya cima es llana, derrumbadero, promontorio, precipicio, y da de esta palabra las siguientes p22variantes: Baus, Bau, en dialecto marsellés; Bausse, en el de Niza; Bals, en el de los Alpes; Abaus, Abau, en el del Delfinado; Abals, Balse, Embels, en el de Rouergue, y Baus en el antiguo provenzal. Li Baus son Les Baux cerca de Saint-Remy, en las Bocas del Ródano. Los descendientes de los principes de Les Baux llevan en Nápoles el nombre de Del Balzo. El diminutivo es Bausset, y también Baucet en antiguo provenzal. Como derivados pueden citarse BauzaBalzac en el dialecto de Lenguadoc; el último es también nombre de lugar en los departamentos de la Charente, Aveyron y Dordogne.

Italia. — El italiano establece diferencia entre balzobalza. Lo primero, según Tommaseo, es una desigualdad prominente ó resalto del terreno llano, y en tal sentido se usa dicha palabra en el proverbio toscano: Marzo la serpe esce dal balzo, mientras que balza es sitio áspero, abrupto, roca, precipicio. Dante, sin embargo, usó balzo en esta última significación, como puede verse en el texto — Infierno, XXIX, v. 94‑95 — que con la traducción catalana de Andreu Febrer12 es como sigue:

p23 E 'l Duca disse: Io son un che discendo

Con questo vivo giù di balzo in balzo . . .

E 'll Mestre Dix: Io son un qui dexen

Ab aquest viu de ius de balç en balç . . .

Al comentar Fratricelli el último de estos versos, dice que Dante representa en este pasaje las vueltas ó círculos del Infierno como balzos ó rocas que van descendiendo gradualmente de una montaña.


Notas del autor:

1 Forcellini, Totius latinitatis Lexicon, Prati, 1858‑75.

2 A. A. — Wifredo I, n. 2 del Apéndice.

3 A. A. — Ramón Berenguer I, n. 48, año 1044.

4 Marca hispanica, ap. n. 193, año 1022.

5 A. A. — Ramón Berenguer I, n. 40, año 1022.

6 A. A. — Ramón Berenguer I, n. 1 del Apéndice.

7 Viaje literario, t. X, pág. 264.

8 A. A. — Alfonso I, n. 388, año 1185.

9 Marca, ap. n. 213, año 1036.

10 A. A. — Ramón Berenguer III, n. 25, año 1094.

11 A. A. — Ramón Berenguer III, n. 64, año 1099.

12 La Comedia de Dant Allighier traslatada per N' Andreu Febrer. Publicada por D. Cayetano Vidal y Valenciano, en Barcelona, 1878.


[image ALT: Valid HTML 4.01.]

Página actualizada: 17 ene 12