[image ALT: Una gran parte de mi sitio le será inútil si tienes las imágenes apagadas!]
mail: Bill Thayer 
[image ALT: Cliccare qui per una pagina di aiuto in Italiano.]
Italiano

[image ALT: Click here to go to the English-language version of this page.]
English

[ALT de la imagen: Enlace a una serie de páginas de ayuda (en inglés)]
Ayuda
[Enlace al nivel superior]
Arriba
[Link to my homepage]
Home

p1 Abacus

Artículo de James Yates, M.A., F.R.S.
en pp1‑2 de

William Smith, D.C.L., LL.D.:
A Dictionary of Greek and Roman Antiquities, John Murray, Londra, 1875.

AB′ACUS (ἄβαξ) denotaba principalmente una tablilla cuadrada de cualquier material; y era por lo tanto una palabra utilizada con los siguientes significados:—

  1. En Arquitectura significaba una piedra cuadrada plana, que constituía el elemento más elevado de una columna, quedando situada inmediatamente debajo del arquitrave. La figura anexa está dibujada a partir de la del Museo Británico, que fué tomada a partir del Partenón de Atenas, y es un ejemplo perfecto del capitel de una columna dórica.

    
[image ALT: zzz]

    En los órdenes arquitectónicos más ornamentados, como el corintio, los lados del abacus se curvaban hacia abajo, y una rosa u otro tipo de decoración quedaba con frecuencia emplazada en el centro de cada cara; pero el nombre Abacus se daba a la piedra así diversificada y enriquecida, tanto como a su forma original (Vitruv. III.3, IV.1 §7).

  2. Un panel pintado, artesonado o compartimento cuadrado en la pared o techo de un cuarto (Plin. H. N. XXXIII.56, XXXV.1, 13; Vitruv. VII.3 §10; Letronne, Peintur. mur. p476).

  3. Una bandeja de madera, utilizada para múltiples propósitos en economía doméstica. Era, por ejemplo, el nombre dado a la mactra (μάκτρα), o bandeja para amasar (Cratin. Frag. p27, ed. Runkel; Pollux, VI.90, X.105; Cato, R. R. 10; Hesych. s.v. μάκτρα; Schol. in Theocr. IV.61).

  4. Una tabla, cubierta con arena o tierra, utilizada por los matemáticos para dibujar diagramas (Eustath. in Od. I.107), y por los aritméticos para calcular (Pers. Sat. I.131). En el último caso, líneas perpendiculares o canales debían haber sido dibujadas en la arena sobre la tabla; pero, a veces, la tabla tenía divisores de madera perpendiculares,a con el espacio a mano derecha dedicado a las unidades, el siguiente a las decenas, el siguiente a las centenas, y así en seguida. Así era construido el ἀβάκιον, ἐφ᾽ οὗ ψηφίζουσιν, "el ábaco con el que calculan", contando mediante guijarros (ψήφοι, calculi). (Cf. Pol. V.26). La siguiente figura representa la probable forma y apariencia de un ábaco de ese tipo. El lector observará que los guijarros se colocarían en la división a mano derecha uno tras otro hasta llegar a 10, cuando sería necesario quitarlos todos como está indicado en la figura, y en su lugar colocar un guijarro en la siguiente división. Los guijarros de esta división podrían llegar del mismo modo a 10, representando 10 × 10 = 100, y entonces sería necesario sacarlos y, en su lugar, colocar un guijarro en la tercera partición, siguiendo el proceso. Siguiendo este principio las cuentas del ábaco, según la figura, serían equivalentes a 359,310.

    
[image ALT: zzz]

  5. Un tablero adaptado para jugar con dados o fichas, parecido a un tablero de ajedrez o de chaquete (Caryst. ap. Ath. X p435D; Suet. Ner. 22; Macrob. Sat. I.5). Los Griegos tenían una tradición que atribuía esta invención a Palámedes, y por ello lo llamaban "el ábaco de Palámedes" (Τὸ Παλαμήδειον ἀβάκιον, Eustath. in Od. I.107). [Latrunculi].

  6. Una mesilla o aparador, utilizado principalmente para exponer (exponere) copas de oro y plata. El tablero de dichas mesillas podía estar hecho de plata, pero solía ser de mármol,b y parece en algunos casos haber tenido numerosas casillas o particiones debajo, en las que se colocaba la vajilla. El uso de ábacos fué introducido en Roma desde Asia Menor tras las victorias de Cn. Manlius Vulso, en el 187 a.C., y su introducción fué considerada como uno de los signos del creciente lujo de la época p2(Cic. Verr. IV.16, Tusc. V.21; Liv. XXXIX.6; Plin. H. N. XXXVII.6; Petron. 73; Sid. Apoll. XVII.7, 8). Estos ábacos se denominaban a veces mensae Delphicae (Cic. Verr. IV.59; Mart. XII.67; Becker, Gallus, vol. 1 p140).

  7. Una parte del teatro sobre o cerca de la escena.

  8. El diminutivo Abaculus (ἀβακίσκος) se refería a una baldosa de mármol, cristal, o cualquier otro material utilizada para hacer pavimentos ornamentados. Eran de varios colores (Plin. H. N. XXXVI.67;c Moschion, ap. Ath. V.207D).


Notas de Thayer:

canales . . . divisores de madera: El abacus griego y romano era lo que llamamos hoy una tablilla. El instrumento no es muy cómodo y en verdad no es tan portable; por lo que sabemos, no occurrió a los antiguos de sujetar los calculi a hileras en vez de dejarlos resbalar en canales, y fue en China en la Edad Media que este diseño mejorado produció el ábaco que conocemos; ver, entre muchas otras, esta página interesante.

El tablero de dichas mesillas podía estar hecho de plata, pero solía ser de mármol: Si Vd. es como yo, se preguntará cómo llegó la palabra abacus a tener tantos significados, no todos aparentemente relacionados, aunque nuestro autor considere que la conexión es simple, puesto que todos los objetos indicados son cuadrados. Pero, ¿como se llega de una caja de arena o un panel de yeso a un aparador?

Vitruvio (VII.3.10) puede darnos la clave. Hablando de como se debe golpear el yeso profusamente con palos de madera para hacerlo duro, sigue para decir que algunos recuperaban los paneles de yeso pintado de viejas casas y los utilizaban como tableros de mesa, ¡ o incluso espejos! La superficie del yeso bien alisado, pintado de un color oscuro, sería reflectante: y de hecho, en VII.4.4 Vitruvio menciona paneles negros pulidos (abaci). El mármol, sin embargo, y la plata, si podían permitirselos, serían aún más brillantes.

Y esta cualidad reflectante es exactamente lo que ahora buscamos en un aparador para presentar hermosos platos y cuencos. Por su naturaleza, especialmente antes de que la porcelana esmaltada fuese conocida en Europa, serían poco decorados en el interior bien visible; la superficie exterior sería más atractiva, pero no se la puede apreciar bien sin un espejo. Aún hoy, los aparadores para los platos suelen tener espejos y luces.

¿Alguien tiene una idea mejor?

Abaculus, Plin. H. N. XXXVI.67: Ni abacus ni abaculus aparecen en esta sección. Plinio se refiere muy tangencialmente a los pequeños cubos utilizados en los mosaicos, hoy y en la época romana conocidos como tesserae. Mientras discute sobre su punto principal, la versatilidad del cristal y la variedad de colores que permite, y de pasada dice esto:

neque est alia nunc sequacior materia aut etiam picturae accommodatior.

(El traductor de la edición anglo-americana Loeb lo transforma en "No hay otro material hoy en día más dúctil o adaptable, incluso en pintura". No conozco ninguna pintura antigua que utilizase cristal — ¿¿en polvo?? — y creo que pictura quiere decir aquí mosaico, al que con frecuencia se aludía en la antigüedad como pictura de musivo. Me pongo del lado de nuestro diccionario.)


[ALT de la imagen: HTML 4.01 valido.]

Página actualizada: 1 oct 06